Cartema Logotipo

Cartema

La idea de elaborar vino en medio de una zona con encinas centenarias llegó en 1998, nada más conocer la finca. En 2004 comenzó la tarea de acondicionar un terreno aparentemente inhóspito para la viña. Por suerte, nuestra intuición no nos falló y el enclave resultó ser completamente idóneo: gracias a una combinación de suelo fértil, suave pendiente y constante solana toledana, hemos podido producir magníficos vinos desde el primer año.

El viñedo se encuentra situado dentro de la finca Las Cañadas, en el término municipal de Santa Cruz del Retamar, provincia de Toledo, en el enclave denominado Los Montes de Alamín.
 
El terreno en el que se asientan las cepas está formado por colinas muy suaves donde la tierra es rica en materia orgánica, ideal para el cultivo del viñedo. El clima es muy apropiado para la maduración de la uva, puesto que a finales del mes de agosto y en septiembre se da un contraste de temperatura – frío por la noche y calor por el día – que es muy propicio para la correcta maduración polifenólica.
0
MARCAS
0
HECTÁREAS

Los Vinos

Nuestros vinos incluyen Blanco, Tinto Crianza, Rosado, Garnacha Centenaria y Reserva. Todos

ellos han cosechado premios y recibido especiales menciones de las que estamos orgullosos.
 
¡Esperamos que pronto pueda disfrutar de un Cartema en su mesa!
 

Puede adquirir nuestros vinos directamente de la Bodega, o en las tiendas especializadas y
restaurantes que tienen los vinos Cartema.

Cartema Crianza
Cartema Blanco
Cartema Garnacha Centenaria
Cartema Rosado
Cartema Reserva

Las viñas de Cartema ocupan algo más de 2 hectáreas en la Finca Las Cañadas, situada en los Montes del Alamín (Santa Cruz del Retamar – Toledo). Fueron plantadas en 2004 las variedades tintas, que incluyen Syrah, Tempranillo y Cabernet Sauvignon, y en 2009 las variedades blancas, Sauvignon Blanc y Moscatel de Grano Menudo.

La vendimia se realiza de forma manual, a primera hora de la mañana, con el fin de conseguir que las uvas lleguen a la bodega a una temperatura de unos 20°C. Los racimos se cortan manualmente con tijeras, realizando en la propia cepa una primera selección. Seguidamente se llevan a la Bodega para comenzar la vinificación. Una vez realizada la molturación, el mosto pasa a los depósitos de acero inoxidable, donde comienza la fermentación a la temperatura
indicada por nuestro enólogo. Durante 21 días se analiza diariamente la evolución de azúcar a alcohol y se realizan dos remontes del vino para facilitar que los taninos pasen al líquido.

El vino permanece en los depósitos a una temperatura de 17°C durante 6 meses, pasando acontinuación a las barricas de roble francés y americano. En la sala de barricas, situada bajo tierra y a una temperatura constante de 18°C, permanece 12 meses para el caso de los Crianzas y 24 meses para los Reservas.